lunes, 12 de junio de 2017

The ancient symbiote cap4



aqui un nuevo capitulo de The ancient symbiote, si te gustan mis historias hazmelo saber en un comentario eso ayuda mucho emocional mente y si algo te disgusta tambien hazmelo saber, gracias por leer esto



El anciano hombre llegaba de una larga jornada de trabajo, el esperaba encontrar, una cena lista en la mesa, con su esposa esperándolo para cenar, el estaba feliz pues después de tanto tiempo lo habían ascendido de puesto, pero al entrar al su casa algo estaba mal, todas las luces estaban apagadas y la comida esta vez no estaba servida, algo andaba mal en la casa, un aura de maldad se sentía en el aire “QUERIDA!!!!!!” grito el hombre, pero nadie respondió, “AMOR!!!!!!!” grito el hombre un vez más, el busco por toda la planta de abajo pero no encontraba a nadie, “esto ya no es divierto donde estas????”, entonces una vos que venía de arriba dijo “AMOR, SUBE TE TENGO UNA SORPRESA!!!!”, aun que él quería subir un extraño sentimiento dentro de el decía que no lo hiciera, entonces sin darse cuenta ya estaba arriba, el abrió la puerta mientras un escalofrió recorría su cuerpo y ahí estaba su esposa con ropa provocativa, acostada en la cama la cual estaba adornada con varios pétalos de rosas, en eso ella se levanto y se acerco a su esposo “hace tiempo que no tenemos una noche de pasión sabes” ella lo jalo de la camisa hacia la cama, empezó a besarlo y calentarlo, poco a poco se quitaban la ropa dejándose cada vez mas desnudos “no crees que estamos algo viejos para hacer esto” dijo el anciano hombre, ella no le importo poniendo una pastilla azul algo extraña en su boca “caya que quiero que satisfagas mis necesidades sexuales” dijo enfurecida, después de eso el viejo decidió darle lo que quería, él le estaba dando por detrás mientras ella lo disfrutaba como si después de mucho no hubiera tenido sexo, “lo estas disfrutando dijo” dijo el anciano, en eso las pupilas de su esposa se empezaban a tornarse negras, “ahora me toca a mí” dijo ella, ella con un movimiento rápido puso al anciano en la cama sin sacar el pene de ella, entonces con su brazo evito que se moviera “aves yo no soy quien crees que soy” dijo la esposa mientras la piel que tenia se cristalizaba y caía al suelo rompiéndose en mil pedazos, de lo que antes era su esposa ahora estaba una exuberante mujer “MORINGAN” dijo el anciano hombre “algo así, solo disfruta de tu ultima relación sexual” respondió la bruja, con un movimiento de caderas izo que su pene tronara fracturándose, el hombre grito con toda su fuerza “ahora paga” dijo la bruja mientras el hombre se volvía cristal negro, entonces Moringan saco dos frascos colocando una sustancia negra en ellos “cada ves menos”

1 comentario: